Basta ya de baja de sueldos en la Municipalidad de Villa María

“La situación salarial de quienes trabajan para la Municipalidad de Villa María resulta insostenible. Hace un año que el intendente, Martín Gill, no otorga aumento a quienes cobran mediante factura, empleados a los que el municipio les niega la relación laboral, a pesar de que realizan actividades que son propias de los empleados, cumplen horarios y hace años que sólo trabajan para el municipio. Varios de esas personas cobran $13.500 mensuales; algunos profesionales $16.500 (psicólogos, médicos, enfermeros, etc.). Pero no es mucho mejor la situación de quienes son contratados, quienes o cobran antigüedad, o de planta permanente en las primeras categorías. Como notarse el municipio de Villa María paga sueldo por debajo de la línea de indigencia y, en muchos casos, bajo la línea de pobreza.

“Es decir que estos compañeros no ganan lo suficiente para llevar los alimentos necesarios a sus familias. Es una verdad a puño que se trata de algo insostenible. La ciudad del aprendizaje con terribles condiciones laborales Si bien se existe una realidad económica nacional muy crítica, no es menos verdadero que Martín Gill viene desarrollando una propia versión del ajuste a nivel municipal. Desde 2017 viene otorgando aumentos de sueldos muy por debajo de los índices inflacionarios. De esta manera los sueldos municipales de Villa María perdieron, por ejemplo, el 11% ante la inflación durante 2018.

“En lo que va del año Gill otorgó aumentos parciales, que sumados llegan a 22 %, que se terminará de cobrar con el sueldo del mes presente. Para adelante, con una inflación que superará el 50% en 2019, se resiste a considerar la situación.

“Desde la Unión de Trabajadores de Estados Municipales (UTEM- CTAA) se demanda una recomposición salarial para los y las empleadas de la denominada “ciudad del aprendizaje”, donde se nota que los funcionarios son muy buenos alumnos del neoliberalismo precarizador del empleo. Es más el sector de educación de este municipio es uno de los sectores que sufre, de manera impiadosa, la precarización laboral y los bajos sueldos, es el de educación”, finaliza la declaración del gremio que encabeza Jesús Chirino, Secretario Gremial de la CTA Autónoma Regional Villa María.