“Hay que contagiar la ternura de los chicos”

Gladys Medina, Secretaria Adjunta de la CTA Autónoma San Francisco y militante “todoterreno”, cuenta que su mayor alegría es llegar a los merenderos que la Federación Nacional Territorial (FeNaT-CTA) tiene en el barrio Acapulco de Josefina y en la localidad de Frontera, y que los chicos se le abalancen y la abracen al grito de “seño, seño”. Aunque también sufre horrores cuando el eco seco de los disparos ensombrece la tarde y la merienda se pospone, porque la primera tarea es proteger a los niños.

Barrio Acapulco, en el límite jurisdiccional entre Córdoba y Santa Fe, donde se encuentra el Merendero y Comedor Comunitario “Proyecto Esperanza”, es una zona crítica de la periferia de San Francisco, aunque geográficamente pertenece a la provincia de Santa Fe. Aquí, donde la ausencia del Estado es notoria, Gladys y un grupo de compañeras de la CTA Autónoma sostienen con el fuego sagrado de la militancia que a más de 50 chicas y chicos no les falte un plato de comida.

“Hay que animarse a soñar que otro país es posible, un país donde el hambre solo haya sido una pesadilla. Hay que contagiarse y contagiar la ternura de los chicos, esas miradas cómplices que nos emocionan pero también nos interpelan, tenemos que ser capaces de una vez por todas de acabar con la pobreza. Este es nuestro granito de arena, garantizar que los chicos coman”, afirma Gladys Medina, que también es la Delegada Regional de ATE San Francisco, próxima a convertirse en Seccional en el mes de mayo.

Periódicamente desde la FeNaT-CTA se hace la entrega de viandas a las familias de los niños del Merendero de Barrio Acapulco de Josefina. También se presta asistencia al otro emprendimiento solidario de la FeNaT-CTA San Francisco.

En efecto, no muy lejos de barrio Acapulco se encuentra la otra pata territorial de la CTA Autónoma San Francisco, el Merendero “Rinconcito del Defe”, en Frontera, la primera ciudad del oeste santafesino a la que solo la divide de la provincia de Córdoba el llamado Camino Interprovincial. A este merendero también asisten alrededor de 60 niños.

“Necesitamos que los supermercadistas locales se involucren más -dice Gladys-, que tengan continuidad las donaciones de mercadería. Ellos conocen nuestra voluntad de trabajo, por eso les pedimos que no falte la mercadería para los merenderos. Es muy importante que la cadena no se corte”, argumenta.

“Los niños del Merendero de Frontera, ‘Rinconcito del Defe’, participaron del Campeonato Nacional de Baby Fútbol y salieron subcampeones de la Copa Estímulo. Me siento orgullosa de ellos”, subrayó.

“Desde la Central hemos asumido que nuestra presencia en el territorio forma parte de una militancia integral que contiene a todos los compañeros y compañeras con y sin trabajo, registrados o en negro, activos o jubilados, y predicar con el ejemplo de la solidaridad para ayudar a que tengan una vida mejor que es lo que en realidad nos merecemos todos como pueblo”, sentenció finalmente Medina.

Fuente: Equipo de Comunicación de la CTA Autónoma Regional San Francisco