Los problemas no se tapan con imputaciones

Por Jesús Chirino*

En Villa María, desde hace varios días se viene desarrollando un reclamo por el derecho a la tierra. Es la toma de tierras más grande de la cual tiene registro la ciudad. Alrededor de 200 familias se asentaron en terrenos que hasta hace una semana eran basurales.

Es claro que estamos en un contexto de crisis económica, producto del desastroso Gobierno Nacional anterior, pero también es innegable que existe una dimensión local del problema. En los últimos años se han producido tomas de tierra en diferentes barrios. Por recordar algunos: Los Olmos, Las Playas, Las Acacias, el barrio San Martín en un par de veces y continúa la lista.

Se equivocan quienes crean que el problema es la presencia de vecinos acampando en donde hasta hace unos días proliferaban basurales. Que se produzcan tomas de tierras es la manifestación del problema real que no es otro que la falta de viviendas. Pablo Rosso, Intendente suplente de Martín Gill, reconoce públicamente que en Villa María hacen falta 6.000 terrenos. Ese déficit no surgió en estos dos últimos años, viene creciendo y la solución no llega.

Resulta claro que los acampes no son más que la punta del iceberg de una problemática habitacional que no se soluciona. Tampoco se va a solucionar estigmatizando al quienes reclaman luego de cansarse de anotarse, años tras años, en los listados municipales y sin lograr respuesta alguna. La fiscal interviniente, casualmente amiga del Intendente (de licencia), imputa a vecinos en un intento de sacarlos de los predios donde están acampando. Esto podría cortar la punta del iceberg, pero recordemos que la parte más grande está abajo y tarde o temprano va a volver a salir a la superficie.

¿Cuál sería la solución propuesta desde el Estado local: La promesa vacía? ¿Que se vuelvan a anotar en los interminables listados? ¿Echarle la culpa a la crisis? ¿Decir que no es su responsabilidad? ¿Imputar a los vecinos pobres que reclaman? ¿decir que son soluciones a largo plazo y dilatar todo? ¿Amenazarlos?

Nada de esto es la solución, como también debe entenderse que no es una salida válida la firma de convenios cuyo cumplimiento el Municipio dilata, como viene pasando con otros casos desde hace cinco y dos años. Si lo que se hace es sacar las familias del acampe no se solucionará el problema real, sólo se estará ocultando su manifestación más fuerte. Villa María es una de las ciudades más hermosas de la provincia, con gente muy valiosa y se merece una política habitacional efectiva con planes de acceso a la tierra.

Si se continúan produciendo tomas de tierras es que los vecinos necesitados deben hacer eso para que se les escuche, pues quizás se perdió la capacidad de afinar el oído y notar la problemática social existente. Pero si, incluso, luego de un acampe, se apela a la imputación judicial quizás no se quiere escuchar. Se le estaría dando la espalda a la política, aspirando solo al control del reclamo sin atender el problema.

Sinceramente espero que el Intendente, que no está en la ciudad pero dice ser quien lidera el oficialismo, actúe rápido y ponga en escena una salida lógica desde la política. Entre quienes están en el acampe hay votantes de Gill, hombres y mujeres que confiaron en él y quieren volver a hacerlo. Una mujer comentó: “Que Gill venga que no comemos a nadie, solo queremos solución” (no pide que les regalen nada). Tengamos en cuenta que en el acampe hay muchos niños y niñas.

La necesidad es auténtica y existe, no puede negarse ni ningunear. Desde cada sector, asumiendo la responsabilidades que corresponde, aportemos para la solución del problema. Expreso mi total solidaridad con las vecinas y los vecinos, esperando su inmediato desprocesamiento. Seamos conscientes que después de años de anotarse en un registro que no da soluciones y de ver convenios que se dilatan, la credibilidad está herida y entonces no puede pensarse que alcanzará con vagas promesas.

Construyamos una ciudad para todos.

*Docente. Periodista. Secretario General de la Unión de Trabajadores de Estados Municipales (UTEM-CTA). Secretario Gremial de la CTA Autónoma Regional Villa María