11 de febrero de 1977: El día que la dictadura dejó sin afiliados a los sindicatos

Por Lucho Roa*

El 11 de febrero de 1977 con la firma de Videla, Liendo y Gómez se dictó el Decreto 385/77 que daba de baja todas las afiliaciones a todos los sindicatos de primer grado de la República Argentina. La excusa, era terminar con las cuotas solidarias, y para lograrlo fueron directamente por la caducidad de las afiliaciones llevando los padrones a cero.

Con ello se ponía una fecha límite (deadline dicen los gringos) de escasos 40 días para que todos los y las trabajadoras ratificaran su pertenencia al movimiento obrero organizado, teniendo que poner la cara y exponerse frente a la patronal y la milicada en su decisión explícita de seguir afiliado.

No era fácil, y para los escribas de posibilismo era definitivamente suicida: Desnudarse en sus convicciones frente a la empresa, con organizaciones intervenidas o disueltas, con compañerxs presos, asesinados, desaparecidos o exilados: Un Estado genocida que ese mismísimo día se llevó al Secretario General de Luz y Fuerza, el “Gato” Smith.

Y fue allí, como en las grandes gestas de la historia, que en un peregrinar a la intemperie de toda protección, miles y miles de trabajadores los que, como en un 17 de octubre silencioso, le dieron una fenomenal bofetada a la Tiranía ratificando su masiva pertenencia al glorioso movimiento obrero argentino.

Fue un día como hoy, hace 47 años, y fue historia.

*Integrante de la agrupación Norberto Centeno y Secretario Académico de la carrera de Relaciones del Trabajo de la Facultad de Ciencias Sociales, UBA

Fuente: www.vamosporlaliberacion.org