No a la baja de edad de imputabilidad

Por Oscar Testa*
Ante el debate instalado respecto de la baja de edad de punibilidad y el discurso represivo asumido por los principales aspirantes a la intendencia de la ciudad en las elecciones municipales del próximo 23 de junio, desde la CTA Autónoma queremos poner de manifiesto nuestra discrepancia con el discurso dominante y resaltar que:
1) Resulta propio del pensamiento mágico creer que bajando la edad de punibilidad se dotará de mayor seguridad a la población.
2) Alejar a las niñeces y adolescencias de conductas reñidas con la ley penal requiere que el Estado en todos sus niveles dirija su acción a los sectores mas vulnerables de la sociedad a fin de:
a) Asegurar la alimentación suficiente y de calidad desde el momento de la gestación; b) Asegurar condiciones dignas de vivienda; c) Asegurar el cumplimiento de las metas sanitarias y educativas que garanticen la igualdad de oportunidades y el desarrollo integral de niños y adolescentes; d) Proveer las estructuras materiales y profesionales que garanticen la recuperación de adicciones; e) Actuar preventivamente ante la posibilidad de menores en riesgo de incurrir en conductas disvaliosas, brindando contención y apoyo a las personas responsables de los mismos de manera inmediata, evitando toda forma de discriminación; f) Generar condiciones adecuadas para lograr una efectiva recuperación de los menores que han incurrido en conductas reñidas con la legalidad.
La brutalidad del discurso dominante que desde las autoridades, aspirantes a serlo, medios de comunicación que adhieren al discurso y una sociedad infantilizada que cree que con palos, balas y cárcel viviremos más seguros debe ser respondida con racionalidad y empatía con los más vulnerables.
Sólo con el cumplimiento de estas premisas básicas podremos elaborar un proyecto de ciudad segura, que partiendo de una infancia y adolescencia cuidada y protegida provocará como efecto cascada una disminución acentuada de la criminalidad en adultos. Ignorarlo dará como resultado exactamente lo contrario.
*Secretario de Derechos Humanos de la CTA Autónoma Regional Río Cuarto